martes, 29 de marzo de 2016

El 29 de marzo de 1970, Domingo de Resurrección Miguel Mateo Miguelín se enfrentó en Jerez de la Frontera a seis toros de Pablo Romero, en corrida patrocinada por la Asociación de la Prensa de Jerez. El sobresaliente fue Antonio Ruiz Espartaco.

Moncofa: toros en la Guerra

En el pueblo de Moncofa (Castellón)



los toros en la calle no se suspendieron ni siquiera durante la Guerra Civil.



.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Rafael Ortega en Jerez (1985)

En este vídeo podemos ver la última vez que Rafael Ortega toreó en público.



Fue con ocasión de un festival benéfico en Jerez de la Frontera.

martes, 15 de marzo de 2016

Diez razones económicas a principios de 2016

Recojo, con maquetación reajustada, un artículo publicado por el economista Diego Sánchez de la Cruz en "Libre Mercado" con fecha de 15 de marzo.

La histórica "marea taurina" del pasado 13 de marzo en Valencia ha marcado un antes y un después. Hasta ahora los aficionados a los toros habían soportado todo tipo de ataques políticos sin responder de manera contundente. En adelante profesionales y aficionados apuestan por un cambio de mentalidad para por abrirse a la sociedad y rebatir los argumentos de quienes quieren restringir la libertad de ir a los toros.

Desde el punto de vista económico, la defensa de la tauromaquia descansa en argumentos como los diez que siguen.

1. Sube la asistencia y sube el número de festejos. Los datos del Ministerio de Cultura acreditan que la asistencia a festejos taurinos en las temporadas 2014 y 2015 fue un 12% superior a la registrada en los peores momentos de la crisis (años 2010 y 2011). De hecho, los datos de la patronal del sector (ANOET) confirman que la asistencia a las Plazas está subiendo y los toros siguen siendo el segundo espectáculo de masas de nuestro país, solamente por detrás del fútbol. No solamente hay más público en las Plazas; también hay más festejos. A pesar del impacto de la crisis, el de los toros es el primer sector cultural que sale de ella y aumenta sus niveles de actividad. Así lo certifica la última Estadística de Asuntos Taurinos del año 2014, que recoge un crecimiento del 0,5% en el número de espectáculos celebrados. También se ha registrado un fuerte crecimiento en el número de celebraciones taurinas populares que se celebran en España. Si en 2013 hubo 13.815 encierros, capeas y sueltas de vaquillas, en 2014 la cifra llegó a 15.848. Para 2015 se espera que las cifras oficiales reflejen más de 16.000 festejos populares, un récord histórico que tiene especial fuerza en la Comunidad Valenciana.

2. Los toros generan empleo y riqueza. El sector taurino genera 199.000 puestos de trabajo anualmente. Una parte importante son empleos creados de manera directa (57.000), mientras que hay otros 142.000 ocupados gracias al impacto indirecto de la Fiesta en más de 100 sectores de la economía española. La actividad económica generada por la tauromaquia tiene un impacto anual de 3.559 millones de euros en la economía española. De esa cifra, casi 2.000 millones van a parar a las arcas de los negocios del sector turístico (hoteles, restaurantes…). En el cálculo del PIB taurino figura la inyección económica que se deriva de las grandes Ferias (2.290 millones) y también la actividad derivada de los festejos populares (1.269 millones). Pero la riqueza derivada del toreo también tiene aspectos intangibles.

3. Por un lado, está la conservación de las dehesas. Hablamos de medio millón de hectáreas de alto valor natural que ayuda a reducir las emisiones de CO2 y conserva un suelo valorado en miles de millones de euros.

4. Por otro lado, está la crianza de una especie única como es el toro de lidia, cuya desaparición estaría asegurada en el caso de que la Fiesta fuese prohibida, tal y como demuestran estas cifras.

5. Además, la tauromaquia es el principal activo de la Marca España desde el punto de vista cultural, tal y como acreditan las encuestas del Real Instituto Elcano. En este sentido, conviene recordar que el toreo se desarrolla también en otros países como Francia, Portugal, México, Ecuador, Colombia, Venezuela, Perú...

¿Y la falacia de las subvenciones masivas?. Desde partidos políticos como ERC o PACMA se ha acusado al sector de recibir en torno a 600 millones de euros de subvenciones, si bien este tipo de afirmaciones carecen de rigor alguno, ya que no descansan en la acreditación presupuestaria de dichos gastos sino que se basan en cálculos disparatados. El escenario, en realidad, es muy distinto.

6. A nivel europeo, la UE ha explicado en más de 50 ocasiones que no subvenciona festejos taurinos.

7. A nivel nacional, el ministerio de Cultura tampoco recoge ninguna ayuda a la Fiesta.

8. A nivel autonómico, la única región con un presupuesto taurino permanente es Madrid, si bien la dotación de 1,4 millones de euros se financia con los 2,3 millones de euros que obtiene la Comunidad por el canon de gestión de la Plaza de Las Ventas.

9. A nivel local, aun asumiendo que todos los festejos celebrados en el circuito menor reciben 10.000 euros de ayudas, estaríamos hablando, por lo alto, de un apoyo total de 15 millones de euros, 40 veces menos de lo que afirman los grupos antitaurinos. Esos 15 millones de euros se comparan favorablemente con los casi 140 millones de euros de recaudación por IVA que genera la gestión de las Plazas de Toros.

10. Hablamos, por tanto, de una industria cultural que deja una recaudación fiscal muy superior a la de otras industrias que sí reciben importantes inyecciones presupuestarias, como es el caso del cine español, cuya taquilla en 2014 apenas dejó 26 millones de IVA, 114 millones menos que las Plazas de Toros. Es una industria que, por supuesto, se podría sostener sin ayudas públicas.








.

lunes, 14 de marzo de 2016

Pedrito de Portugal no sufría

El matador de toros Pedrito de Portugal fue uno de los invitados a una tertulia de El Toreo en Valencia Radio durante la Feria de Fallas de 2016, celebrada además en la Puerta Grande de la plaza de toros de Valencia. El diestro luso tuvo una intervención brillante en la que hizo una extraordinaria defensa de la Fiesta íntegra con una explicación científica sobre el comportamiento del toro. “Está demostrado científicamente que cualquier ser vivo tiene tres componentes químicos en el organismo y el toro no es una excepción: la glucosa, la adrenalina y la endorfina. La glucosa es la energía y la fuerza que da el organismo; la adrenalina ayuda a responder en una situación de estrés; la endorfina es el anestesiante que crea el organismo”.

El diestro luso siguió con su exposición: “El sufrimiento va en concordancia con la masa y el volumen. Un alfiler no tiene el mismo impacto de dolor y sufrimiento en un bebé que en un elefante o un toro. El toro por instinto natural quiere embestir y coger a lo que se mueve. Además, la adrenalina que genera el organismo hace que se caliente en una situación de enfrentamiento”. Añadió un ejemplo: “Hace seis años, en Mérida, tuve mi última cogida. Llevaba el muslo abierto por una cornada de dos trayectorias pero me mantuve en pie. No me había dado cuenta de que iba herido y tuvo que venir un compañero a decírmelo. La endorfina de mi cuerpo había anestesiado el dolor. Eso mismo le ocurre a los toros. Por eso podemos decir bien alto que no sufre durante la lidia”.

Pedrito de Portugal luchó como nadie para que la Fiesta se produzca con autenticidad y sinceridad en su país. “La Tauromaquia no apareció por decreto, vino por la voluntad del pueblo, y si no apareció por decreto no puede desaparecer por decreto. La Tauromaquia desaparecerá cuando la gente deje de ir, cuando los ganaderos dejen de criar toros y cuando los empresarios no quieran organizar más festejos”, sentenció.



.

domingo, 13 de marzo de 2016

Manifestación taurina en Valencia

Aplausos

El 13 de marzo de 2016 en Valencia ha tenido lugar una manifestación taurina histórica, a la que han acudido todos los estamentos del toro. Más de cuarenta mil participantes han recorrido las calles en un ejemplo de civismo y de unión entre profesionales, aficionados, figuras del toreo y la afición de "bous al carrer", así como aficionados y peñas de toda España.

Por la mañana, en la plaza de toros, llena con más de doce mil aficionados y con pancartas de apoyo a la tauromaquia, se celebró el concurso de recortes, que ha supuesto el primero de los actos reivindicativos, porque antes del inicio del concurso se leyó un manifiesto en favor de la Fiesta a cargo de los tres toreros actuantes de la tarde, Rafaelillo, Manuel Escribano y Paco Ureña, que fueron interrumpidos por el público con gritos de ¡libertad, libertad! Estuvieron acompañados por el torero Javier Vázquez, los ganaderos Adolfo Martín, Álvaro Domecq, Victorino Martín y el catalán Pedro Fumadó "El Charnego", los empresarios Simón Casas y Nacho Lloret, la empresa Medetauro (organizadora del concurso), así como representantes de las peñas taurinas, encabezados por Vicente Nogueroles, y organizadores de la manifestación. Acabó Ureña con un ¡Viva el toreo! en medio de una atronadora ovación de las más de 11.000 personas que llenaban la plaza, que puso los pelos de punta.







La manifestación se ha iniciado a las 15:00 horas en la plaza San Agustín. Entre los asistentes a la manifestación había caras conocidas como las de los diestros José Tomás, El Juli, Morante, Diego Urdiales, Manzanares, Ponce, El Soro, Juan José Padilla, David Mora, César Jiménez, Cristina Sánchez, César Rincón, Javier Vázquez, Daniel Luque, Dámaso González, Román, Abel Valls, Ortega Cano, los novilleros Joaquín Galdós, Varea, Fernando Beltrán, Ginés Marín; ganaderos como Adolfo Martín, Antonio Bañuelos, Álvaro Domecq, Victorino Martín, Eduardo y Antonio Miura, Daniel Ramos, Carlos Núñez, ganaderos valencianos como Machancoses o Benavent; empresarios como Simón Casas, Carlos Zúñiga, Pepe Cutiño, Nacho Lloret, Pablo Lozano, Óscar y Pablo Chopera, Manuel Martínez Erice, o filósofos como Francis Wolf. Destacó la abundante participación de los aficionados de "bous al carrer" y peñas taurinas de la Comunidad Valenciana, impulsores como ocurriera en Castellón, de esta marcha por la Fiesta. Encabezaba la manifestación una pancarta portada por las figuras y demás gente del toro, que rezaba: “Los toros, cultura, raíces y libertad de un pueblo”. Hubo gritos de ¡libertad, libertad! a lo largo de todo el recorrido.

Poco antes de las 16:00 horas llegaba la cabecera de la manifestación a la plaza de toros. Desde un balcón de la naya de la misma, Enrique Ponce, al lado de otro torero valenciano ilustre, El Soro, leyó el manifiesto.

"Somos fuertes. Y muchos. Y responsables. Lo hemos demostrado hoy aquí. Lo estamos demostrando. Y por todo ello somos felices y estamos orgullosos de ser aficionados a los toros. Que se entere quien debe enterarse, ¡que se entere el mundo! Somos españoles con derechos, españoles de estos tiempos, españoles de todas las sensibilidades y orígenes, también tenemos que resaltar, gracias, que nos acompañan muchos compañeros de países europeos y americanos donde la Tauromaquia tiene reconocimiento y tratamiento de arte, aprendamos de ellos. Somos, insisto, españoles con derecho a nuestra identidad, a nuestra cultura, al buen nombre de nuestros padres a los que les gustó la Tauromaquia en todas sus expresiones, en la calle y en la plaza, e hicieron del toro el símbolo de sus pasiones y las plazas lugar de encuentro y descanso tras las duras añadas de trabajo que levantaron a este país. Somos españoles a los que nos horrorizan las guerras, y la explotación infantil y las desigualdades, hombres y mujeres que lloramos frente a las fosas comunes en las que se han convertido los mares, a los que nos duelen las apreturas de nuestro país, cuestiones todas ellas que precisan urgente y prioritaria atención de las administraciones. Hagan el favor pues de no utilizarnos como materia de distracción. Por todo eso y por más, no podemos consentir, que ahora por intereses espurios y economicistas, venga nadie a decir que sus pasiones (las de nuestros padres y abuelos) eran perversas o crueles. Ni lo eran ellos ni sus costumbres ni lo somos nosotros. Como tampoco lo fueron, no lo son, tantos y tantos intelectuales y artistas de reconocimiento universal que se vieron ganados por la belleza y los valores del toreo. Reivindicamos la Tauromaquia como portadora de valores sociales y humanos, como soporte básico y principal de la biodiversidad en nuestro país, 500.000 hectáreas de dehesa se mantienen gracias a la cría del toro bravo, dónde estarían si no esos paraísos, en qué incendio hubiesen desaparecido, quién las mantendría… Reivindicamos la Tauromaquia también por su animalismo, que incluye especialmente la defensa del toro y todas las especies que se refugian en su ambiente. Reivindicamos la Tauromaquia como herramienta económica dinamizadora de tantas y tantas ciudades, por su capacidad de crear puestos de trabajo, por los efectos en la fijación de la población rural, por sus aportaciones a las arcas del estado y fundamentalmente porque son raíces de nuestra cultura a las que tenemos derecho a no renunciar. No pretendemos repudiar a nadie, ni avergonzar a quienes combaten el toreo como pretenden hacer con nosotros, somos gente de paz y concordia, a quienes no les guste que no vengan a la plaza, a quien no le guste el toreo bastante pena tiene con ello, pero sí exigimos, como es propio en un estado de derecho, la libertad de elegir, de pensar, un tratamiento de igualdad respecto a otras actividades y artes, tanto en lo que se refiere a aportaciones fiscales como a la promoción. No más, pero tampoco menos. Y por descontado no aceptamos la injuria y el insulto. Hoy tenemos que agradecer la magnífica labor de las autoridades en la protección de este acto, hoy sí, otros días nos sentimos abandonados y no queremos que se repita. Por todo eso nos hemos reunido aquí. Hemos reclamado lo nuestro con argumentos, en una exhibición de cordura, con el peso de nuestras sentimientos, con la contundencia de nuestras cifras. Y una recomendación, no nos nieguen sin conocernos. Gracias. ¡Viva el toreo!. Por nuestra cultura, por nuestras raíces y por nuestra libertad".

Queridos amigos unidos por el toro,

En primer lugar quiero deciros que como valenciano estoy orgulloso de vosotros, de la afición de mi tierra. Y como valencianos debemos dar la bienvenida a todos los que han venido desde lejos para estar aquí hoy: A mis compañeros, a los ganaderos, a los amigos de bous al carrer, a la afición en general, a todos vosotros.

Hoy es un día para darnos la enhorabuena todos juntos, hoy es un día histórico para la Fiesta, para el toro, para el toreo. Hoy, una vez mas a través de la historia, el pueblo toma las calles, para reivindicar al toro, al toreo, como un bien propio de su forma de vivir, de su cultura. Una cultura que nuestra Constitución ampara, protege y exige fomentar en sus distintos artículos. Gracias a todos por este apoyo incondicional.

Somos fuertes. Y muchos. Y responsables. Lo hemos demostrado hoy aquí. Lo estamos demostrando continuamente con nuestro buen hacer en las plazas de toros y en las calles por las que corren los toros. Somos un ejemplo de civismo para todos. Y por todo ello somos felices y estamos orgullosos de ser aficionados a los toros. ¡Que se entere quien deba enterarse! ¡Que se entere el mundo!

La cultura no es lo que algunos quieren que sea. La cultura es lo que el pueblo quiere que sea. Y por eso el toro y su mundo son cultura, porque el pueblo así lo quiere desde hace miles de años.

Somos españoles con los plenos derechos, somos ciudadanos españoles de estos tiempos, españoles de todas las sensibilidades y tendencias de opinión y de orígenes distintos. Tenemos que decir, gracias, a muchos compañeros de otros países, europeos y latinoamericanos, que hoy están aquí con nosotros defendiendo una pasión común para todos: el toro. Vienen de lugares donde la tauromaquia tiene un reconocimiento y tratamiento de arte, otros han llegado de lugares donde no existe el toro y sin embargo se han quedado prendidos de su belleza y arte: aprendamos de ellos.

Somos, insisto, españoles con derecho a nuestra identidad, a nuestra cultura, con derecho a recordar el buen nombre de nuestros padres y abuelos a los que les gustó la tauromaquia en todas sus expresiones, en la calle y en la plaza e hicieron del toro el símbolo de sus pasiones y nos lo trasmitieron con pasión y amor. Como se trasmite un tesoro.

Somos españoles a los que nos horrorizan las guerras, y la explotación infantil y las desigualdades sociales. Somos mujeres y hombres que lloramos frente a las fosas comunes en las que se han convertido los mares, a los que nos duelen las apreturas de nuestro país, cuestiones todas ellas que precisan urgente y prioritaria atención.

Hagan el favor pues de no utilizarnos como materia de distracción. Por todo ello y por más, no podemos consentir, que ahora por intereses espurios y economicistas, venga nadie a decir que sus pasiones -las de nuestros padres y abuelos- eran perversas o crueles. Ni lo eran ellos ni sus costumbres ni lo somos nosotros. Como no lo fueron, no lo son ahora tampoco, tantos y tantos artistas e intelectuales de reconocimiento universal que se vieron ganados por la belleza y los valores del toreo.

Reivindicamos la Tauromaquia como portadora de valores sociales y humanos de primer orden, como soporte básico y principal de la biodiversidad en nuestro país, 500.000 hectáreas de dehesa se mantienen gracias a la cría del toro bravo

¿Dónde estarían si no esos paraísos, en que incendio hubiesen desaparecido, quien las mantendría? ¿En que fase estaría la desertización de la Península Ibérica?

Reivindicamos la tauromaquia también por su animalismo, que incluye especialmente la defensa del toro como animal único en el planeta y todas las especies que se refugian en su ambiente.

Reivindicamos la tauromaquia como herramienta económica dinamizadora de tantas y tantas ciudades, por su capacidad de crear puestos de trabajo, por los efectos en la fijación en la población rural, por sus aportaciones a las arcas del estado y fundamentalmente porque son raíces de nuestra cultura a las que tenemos derecho a no renunciar.

No pretendemos repudiar a nadie, ni avergonzar a quienes combaten el toreo como pretenden hacer con nosotros, somos gente de paz y concordia, a quien no les guste que no vengan, pero sí exigimos, como es propio de un estado de derecho, la libertad de elegir, de pensar, un tratamiento de igual respecto a otras actividades y artes, tanto en lo que se refiere a aportaciones fiscales como a la promoción. No más, pero tampoco menos. Y por descontado no aceptamos la injuria y el insulto.

El toreo, el toro, va mas allá de ser un hobby o pasatiempo, el toro es un modo de entender la vida, de enfrentarse a la vida con la posibilidad de encontrar la muerte; es una emoción, una elección libre del ser humano.

Por todo eso nos hemos reunido aquí. Hemos reclamado lo nuestro con argumentos, en una exhibición de cordura, con el peso de nuestros sentimientos, con la contundencia de nuestras cifras, con la conciencia plena de confianza de que nos asiste la razón de la ética y la moral.

Y una recomendación amigable: no nos nieguen sin conocernos.

Gracias a todos.

¡Viva el toreo! ¡Viva el toro en la calle!

El emotivo discurso fue seguido entre gritos de ¡libertad, libertad!

Antes, aseguró: "Es un día histórico para la Fiesta y para el toreo, estamos todos para defender lo nuestro para revindicar lo que amamos y lo que queremos, que tengamos la libertad para demostrar nuestras tradiciones y cultura sin que nos ataquen. El pueblo toma las calles para reivindicar al toro, al toreo como un bien propio de su forma de vivir, de su cultura. Una cultura que nuestra constitución ampara. Somos fuertes y muchos, y responsables. Lo hemos demostrado aquí y lo estamos continuamente haciendo en las plazas y en las calles por las que corren. Somos ejemplo de civismo, y estamos orgullos de ser aficionados a los toros. Somos españoles con derechos a nuestra identidad y nuestra cultura. Hagan el favor de no utilizarnos como materia de distracción. Es lo único que pedimos".

Otros toreros también habían hecho declaraciones. César Rincón: "Siempre estábamos en silencio y ya es hora de que nos manifestemos". Álvaro Núñez del Cuvillo: "Hay que destacar la fuerza de los aficionados de bous al carrer. Por fin nos unimos todos. Con esta manifestación queremos que los antitaurinos nos respeten como nosotros les respetamos a ellos". Santiago López: “Somos pacíficos y se está demostrando. Estoy muy satisfecho por todo el mundo del toro”. El Juli: “Ha sido apasionante y emocionante. Es un día para sentirse orgulloso. La gente del pueblo es la que ha promovido esta manifestación y había que estar a su lado”. Óscar Chopera: “Se ha organizado sin apoyo político, sólo de la gente de la calle y la respuesta ha sido espectacular. Nos tienen que escuchar de una vez”. David Mora: “Era el momento de defender nuestra forma de vida. Ojalá se hubiera hecho antes. Hoy ha sido el comienzo para que próximamente se una más gente”. Morante de la Puebla: “Tenemos que hacernos ver y sentirnos orgullosos de ser taurinos. No tenemos nada que esconder, somos personas pacíficas pero nos obligan a hacer este tipo de cosas. Los antitaurinos se manifiestan de manera insultante, a veces me gusta acercarme al enemigo para ver qué piensan de mí, y creen que somos españoles rancios o franquistas, tienen esa película en la cabeza. Nosotros nos sentimos orgulloso de nuestra tradición, esto es algo espiritual, y, como decía Belmonte, el toreo es una enfermedad que no tiene cura. El toreo lo utilizan los políticos para desviar la atención y no arreglar los problemas que sufre el español, como el paro. Nosotros damos de comer a mucha gente del toreo y me siento orgullos de ser español y torero".










Cultoro


Una marea de aficionados recorrió las calles de Valencia este domingo, 13 de marzo, tal y como las previsiones apuntaban. Todo el mundo del toro de todos los lugares de la geografía española, con representación de todas las Comunidades autónomas y con la bendición de todas y cada una de las figuras del toreo –excepto los que actuaban en los festivales de Almería y Granada esta mañana y esta tarde respectivamente- estuvieron presentes en una cita histórica, la primera que reúne a casi 40.000 almas aficionadas que gritaron para que, de una vez por todas, política y socialmente se respete su legal pasión.

Y así, de forma pacífica, como lo son todos los aficionados a los toros, gritaron libertad, democracia, sentido común a los ataques que constantemente estamos recibiendo por parte de, ante y sobre todo, políticos y ecologistas radicales. Fue a las tres y cuarto en punto cuando el cortejo, encabezado por los profesionales taurómacos de mayor relevancia, partía de la Plaza de San Agustín para recorrer las calles de la capital levantina y, en torno a una hora más tarde, tener su fin en la plaza de toros de Valencia con el coso como testigo del histórico momento.

Matadores de toros como José Tomás, Enrique Ponce, El Juli, José María Manzanares, Morante de la Puebla, Sebastián Castella, Pepín Liria, El Soro, etc.; ganaderos como Victorino Martín, Carlos Núñez, Adolfo Martín, Álvaro Núñez Benjumea, etc.; empresarios como Manuel Martínez Erice, Simón Casas, Nacho Lloret, Pablo Lozano, etc. Y un sinfín de aficionados anónimos, de la calle y de la plaza, que como siempre fueron el sustento de un grito de libertad que se erigió como el puñetazo en la mesa del mundo del toro.

El momento culmen radicó en la lectura del manifiesto por parte de Enrique Ponce en la puerta de la plaza de toros y en el epílogo de la manifestación. Minutos más tarde sería cuando Rafael Rubio "Rafaelillo”, Manuel Escribano y Paco Ureña harían el paseíllo con una corrida de Adolfo Martín, tercera de la Feria de Fallas.






Una vez caminado el recorrido de la manifestación, las 40.000 personas allí reunidas desembocaron a las puertas de la plaza de toros de Valencia, donde el matador de toros valenciano Enrique Ponce fue el encargado de leer un manifiesto que será transmitido a todos los grupos políticos del país para hacerles saber las reivindicaciones del toreo.

Comenzó Ponce agradeciendo la presencia de todos los aficionados que se desplazaban de cualquier punto de España para participar del grito unánime de los taurinos. Estas son algunas de las proclamas del manifiesto:

"Somos españoles a los que nos duelen las injusticias sociales, la violencia entre los humanos, las guerras y las penurias de los pueblos; dejen de utilizarnos como materia de distracción, hombre".

"Reivindicamos la Tauromaquia como herramienta dinamizadora de tantas y tantas localidades, generadora de puestos de trabajo. No pretendemos avergonzar a nadie; somos gente de paz y concordia. A quien no le guste, que no venga, pero sí exigimos la libertad de elegir y de pensar, y un tratamiento de igualdad con respecto a otras disciplinas culturales. No pedimos más, pero tampoco menos".

"El toro va más allá de ser un hobby o un pasatiempo; hablamos de una elección libre del ser humano de cantarle a la vida enfrentando a la muerte. Y todo ello lo defendemos con la conciencia plena de que nos asiste la razón de la ética y nuestra moral. Y una recomendación vehemente: no nos nieguen sin conocernos".
































martes, 8 de marzo de 2016

Dos formas distintas de poner banderillas

Dos formas distintas de poner banderillas: Curro Javier y Antonio Ferrera.



Mirad,observad y que cada uno decida lo que le parezca.

lunes, 7 de marzo de 2016

Rafael Ortega en Las Ventas (1967)

En este vídeo podemos ver algo de la última tarde de Rafael Ortega en Las Ventas.



Dicen que fue su mejor actuación en Madrid.

sábado, 5 de marzo de 2016

Domínguez Bécquer 1: El picador José Trigo de Xerez

El pintor José Trigo de Xerez,



según pintura al óleo de Valeriano Domínguez Bécquer, corservada en el Museo de la Real Maestranza de Sevilla.

miércoles, 2 de marzo de 2016

Lake Price 1: Tres toreros

Esta litografía se debe a William Lake Price.



Los toreros representados son El Chiclanero, Lucas Blanco y El Salamanquino. La obra fue dedicada a la reina Isabel II cuando asistió por primera vez a una corrida. La fecha es 1852.

La imagen ha sido utilizada para el cartel de la Feria de Olivenza en el año 2016.

martes, 1 de marzo de 2016

Anónimo 1: Alfarje de Silos

En el Alfarje del monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos) aparecen escenas de tauromaquia.



El alfarje, joya de la pintura gótica, se construyó en 1384 y 1388, reinando Juan I.



Las corridas de toros a caballo o a pie aparecen en el Alfarje con frecuencia. Aquí vemos cómo se enfrenta al toro un joven de calzas estrechas y jubón muy ajustado al cuerpo, a pie, con la muleta en la mano izquierda y en la derecha la espada.



El Arcipreste de Hita, cuyos textos sirvieron de inspiración al pintor del alfarje, dice en la copla 1000: "Sé muy bien tornear vacas e domar bravo novillo".