domingo, 25 de diciembre de 2016

El Juli, Medalla de Oro a las Bellas Artes en 2016.

Es el vigésimo tercer nombre. Julián López ‘El Juli’ se unió hoy con mayúsculas al escogido grupo de figuras con aroma a leyenda que engalanan el prestigioso palmarés de una Medalla de Oro de las Bellas Artes, que también está trufado por una terna de lujo de rejoneadores. El torero madrileño sigue así la senda que, en su día, inauguró el mito de Ronda, Antonio Ordóñez, primer torero en recibir tal distinción. Allá por 1996. Vida y media desde entonces.
Fue el pionero de una lista a la que el año siguiente se sumaron dos figuras de época: Santiago Martín ‘El Viti’ y Curro Romero. Ya en 1998, fue el momento de Miguel Báez Espuny ‘Litri’. La lista de nombres fue ampliándose poco a poco. Un goteo incesante. Toreo caro en cada galardonado. Antoñete, Rafael de Paula, Manolo Vázquez, Espartaco y Ángel Luis Bienvenida -ambos en 2003-, Paco Camino, José María Manzanares (padre)… ¿Les suenan? Pura epopeya taurina.
Con Enrique Ponce y José Tomás, en 2006 y 2007, se premió a dos matadores de toros todavía en activo. El aficionado todavía pueda paladear a ambos. Y en estas… 2008 trajo la polémica. La concesión de la Medalla de Oro a Rivera Ordóñez abrió un áspero debate que terminó con la devolución de sus premios por parte de Paco Camino y José Tomás.
El alicantino Luis Francisco Esplá devolvió el quórum en 2009, mientras que Pepín Martín Vázquez y José Miguel Arroyo ‘Joselito’ la recibieron de una tacada en 2010. Premio simultáneo. Finalmente, en 2014, Manuel Benítez ‘El Cordobés’ fue el último matador de toros premiado por el fallo del jurado del Ministerio de Cultura.
Hermoso de Mendoza, último premiado, recoge la Medalla de Oro de las Bellas Artes de manos de los Reyes de España | MUNDOTORO
TRES REJONEADORES Y UN GANADERO
Mención aparte, merece Victorino Martín Andrés. El ganadero de Galapagar es, a día de hoy, el único ganadero que ha recibido la Medalla de Oro de las Bellas Artes. Fue en 2013. Una mención que ha tenido continuidad esta misma temporada. Hace apenas dos semanas, el Ministerio de Cultura le otorgaba el Premio Nacional de Tauromaquia en su edición de 2016.
A todos ellos, hay que sumar un trío de rejoneadores que también se hicieron acreedores de tal preciado galardón. Así, la legendaria torería de Álvaro Domecq fue destinaria del premio en 1999. Hubo que esperar hasta 2012, para que otro jinete le hiciera compañía. Fue el turno de Ángel Peralta. Finalmente, el año pasado Pablo Hermoso de Mendoza era el agraciado en 2015. Un galardón que recibió hace escasas semanas en San Sebastián. El Juli recoge hoy su testigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se permitirán comentarios ofensivos, de mal gusto o que falten a la verdad.