domingo, 28 de junio de 2015

Plaza de toros en París

El 28 de junio de 1889 se inaugura una plaza de toros en París (Francia), erigida en el Campo de Marte, calle de la Federation. Construida en madera, se conoce como Plaza de Toros de la Exposición. En la inauguración actuan los diestros Antonio Carmona "El Gordito", Fernando Gómez "El Gallo" y Juan Ruiz "Lagartija".



Construida en piedra y ladrillo, con vigas de hierro sobre cimientos de piedra, tenía 116 palcos y cabida para 22.000 espectadores. Como no estaba permitido estoquear las reses que se lidiaban, el toro era devuelto a los corrales tras simular la suerte suprema al término de la lidia. El último festejo celebrado tuvo lugar el 6 de noviembre de 1892. Poco después la plaza fue demolida.






.



















viernes, 26 de junio de 2015

Santander: tres en uno

El 26 de junio de 1913 la empresa de la plaza de toros de Santander quiso batir el récord de la actividad organizando tres corridas en un solo día, que se celebraron por éste orden: por la mañana, seis reses de Benjumea, para Vicente Pastor, "Cocherito de Bilbao" y "Torquito"; por la tarde en la primera parte: Rafael González "Machaquito" y José Gómez "Gallito", se las entendieron con seis ejemplares de Parladé; y la segunda parte, Ricardo Torres "Bombita" y Rafael Gómez "El Gallo", dieron fin a seis astado de Saltillo.







.

miércoles, 24 de junio de 2015

sábado, 20 de junio de 2015

Primera crónica

El 20 de junio de 1793 se publica la primera crónica de un festejo taurino. Aparece en el Diario de Madrid y reseña la crónica de la cuarta corrida de toros celebrada, en funciones de mañana y tarde, en la plaza de Madrid (Puerta de Alcalá) el día 17 de junio anterior, a beneficio de los Reales Hospitales de la Pasión. Los hermanos Romero, Pedro, Antonio y José, lidiaron y dieron muerte a diecisiete toros de diferentes ganaderías. El cronista firmaba el artículo con el sobrenombre de Un Curioso. El texto, según el profesor Juan Carlos Gil, decía así:

"Muy Señores míos:
Vds. suelen describir una maquina, extraer el argumento de las Comedias nuevas, hacer la descripción de una función extraña, como las que ha habido, de los globos de Lunardi, y nunca he visto descripta una función de Toros. Sin en bargo, creo que el público lo agradecería; pero sea como fuere, hay vá la descripción de la fiesta ultima por si gustan darla a la prensa, mientras piensan en lo que han de dar por materia para el día siguiente.

La función última, que fué la quarta de ese año executada en la plaza propia de los Reales Hospitales el dia 17 del corriente, se hizo con asistencia por mañana y tarde del Sr. D. Juan de Morales Guzmán y Továr, Corregidor de esta Villa. Picaron los 6 Toros de la mañana Juan Lopez y Alfonso Garcia Colmillo. El primer Toro fué de la bacada de D. Joseph Gijón, de Villarrubia de los Ojos de Guadiana: entró a 14 varas y a 10 banderillas , no hirió caballos, y lo mató Pedro Romero á la primera estocada.

El segundo Toro fue de la bacada de D. Manuel Santos, vecino de la Villa de Colmenar viejo, entró á 13 varas, á 7 banderillas, mató dos caballos á la tercera vara, y á la quinta lastimó otros dos; le mató Joseph Romero á la quinta estocada.

El Tercer Toro fue de la bacada de D. Francisco de Paula Mirañón, del Álcazar de San Juan, entra levemente á 3 varas, y á 7 banderillas de fuego; lo mató Antonio Romero á la quinta estocada.

El quarto Toro fue de Colmenar viejo, entró á 16 varas, y á 6 banderillas; mató 3 caballos á la quinta, sexta y duodécima vara; lo mató Pedro Romero á la primera estocada.

El quinto fue del Alcázar de S. Juan; entró á 10 varas, y 10 banderillas, á la quinta vara mató un caballo y lastimó otro. Joseph Romero lo mató á la primera estocada.

El sexto fue de Gijón: entró á 14 varas, y á 7 banderillas: mató 3 caballos a la segunda, tercera y séptima vara, é hirió otro caballo de muerte. Lo mató Pedro Romero á la primera estocada.

En todos, 10 caballos muertos por la mañana.

POR LA TARDE.

Picaron a los 5 primeros Toros Manuel Carrete y Miguél Perez. El primer Toro fue de Gijón: entró á 7 Varas y 8 banderillas; lo mató Pedro Romero a la primera estocada.

El segundo fue de Colmenar viejo: entró á 18 varas y á 10 banderillas; mató dos caballos á la séptima y duodécima vara; hirió otros dos. Lo macó Jopseph Romero á la primera estocada. Salto este Toro la barrera quatro veces.

El tercero del Alcazar de S. Juan, entró á 14 varas y 6 banderillas; lo mató Antonio Romero á la primera estocada.

El quarto de Colmenar viejo, entró ligeramente á una Vara y á 6 banderillas de fuego; lo mató Pedro Romero a la primera estocada.

El quinto de Gijón, entró á 10 varas y á 15 banderillas; lo mató Joseph Romero á la primera estocada.

Los cinco siguientes fueron picados por Pedro de Ortega y Bartolomé Carmona. El sexto toro de Gijón entró á 17 Varas y á 10 banderillas, hirió dos caballos, uno de ellos de muerte; lo mató Antonio Romero á la segunda estocada.

El séptimo del Alcázar de S. Juan, entró á 16 varas y á 10 banderillas; á la quarta y sexta vara remató los dos caballos ya heridos. Lo mató Pedro Romero á la primera estocada.

El octavo, de Colmenar Viejo, entró levemente á tres varas y á 7 banderillas de fuego; lo mató Joseph Romero a la primera estocada.

El noveno, del Alcázar de S. Juan, entró á 16 varas y á 8 banderillas; lo mató Antonio Romero á la primera estocada.

El décimo toro de Gijón, y ultimo de varas, entró á 13 de éstas y á 7 banderillas; mató dos caballos á la tercera y quinta vara; lo mató Pedro Romero á la primera estocada.

De los dos ultimos toros, el onceno lo estoqueó Estrada; pero con motivo de haber caido y haber sido herido ligeramente, lo remató Joseph Romero.

Si agrada al publico esta relación que he hecho con el mayor cuidado la repetiré en las funciones que faltan de este año, con más anticipación. De Vmds. su constante Subscriptor y apasionado".

jueves, 18 de junio de 2015

Salud económica de la tauromaquia

"6 argumentos 6 sobre la salud económica de la tauromaquia" es el título del artículo que Juanma Lamet ha publicado en El Mundo el 18 de junio de 2015.

Los seis argumentos son los siguientes:

1. La tauromaquia crece

Lejos de las cifras recesivas de otras disciplinas artísticas, los toros han vuelto a crecer. En 2014 se celebró un 0,5% más de festejos que en 2013, según los datos del Ministerio de Cultura. En el caso de los festejos populares (encierros, correbous, etcétera), el incremento fue de nada menos que el 14,7% interanual. Un sector cultural 'no tradicional', como la edición de libros electrónicos cayó un 1,9%, por ejemplo.

2. La tauromaquia genera riqueza económica

Las corridas de toros y los festejos populares dejan una huella económica de más de 2.000 millones de euros, una cifra que supera el presupuesto anual de gasto no financiero de los ministerios de Economía, Justicia, Agricultura, Exteriores, Presidencia, Sanidad... A las plazas acuden cada año millones de espectadores y la cifra se multiplica por cuatro en los festejos populares. Además, se crea empleo sectorial: el número de empleados inscritos en el Registro General de Profesionales Taurinos subió un 3,7% el año pasado.

3. La tauromaquia impulsa la hostelería y el turismo

Tomando en cuenta los datos del INE, por cada 50 euros invertidos en la compra de una entrada se generan otros 90 euros adicionales para la economía local; es decir, en hoteles, bares, museos... Y los festejos populares son una mina. Baste citar los Sanfermines. Además, el toro es la imagen con la que los turistas más asocian a España (que es el segundo país receptor de visitantes del mundo), según el Barómetro Imagen de España del Instituto Elcano.

4. La tauromaquia también financia a las Administraciones Publicas

La mayoría de las empresas del sector no cobra, sino que, muy al contrario, paga por gestionar las plazas. Por ejemplo, en Madrid la concesionaria de la plaza de Las Ventas abona un mínimo de 2,3 millones de euros al año a la Comunidad de Madrid, que reinvierte en otras localidades. En 2014 los festejos taurinos mayores generaron como mínimo 30 millones de euros en concepto de IVA, sólo en las plazas de primera y segunda categoría. Las de tercera -que son mayoría y casi imposibles de medir con exactitud- engordan notablemente esta cifra. Sólo por el IVA de la Feria de San Isidro las arcas públicas ingresan 7 millones de euros. Negocio redondo.

5. La tauromaquia no recibe apenas subvenciones

De hecho, nadie las ha cuantificado fielmente aún. Los estudios elaborados por asociaciones abolicionistas que hablan de que los toros se hacen con cientos de millones de euros públicos cometen al menos dos grandes errores. En primer lugar, la falta de rigor: considerar que arreglar la puerta de una plaza de titularidad pública y gestión municipal es una subvención es tanto como decir que arreglar los lavabos de La Moncloa significa subvencionar la fontanería. Hay que decirlo claro: que un ayuntamiento organice una corrida en una plaza que es suya no es una subvención, es una inversión y en todo caso un gasto. En segundo lugar, la falta de datos, por considerar, de forma ciertamente imaginativa, que las corridas reciben un tercio de su coste en subvenciones ("ojalá", dicen los empresarios taurinos). Además, la ley dice claramente que el Estado puede "adoptar medidas destinadas a fomentar y proteger las actividades a las que se refiere dicha ley, en atención a la tradición y vigencia cultural de la fiesta de los toros", así que no sería pecado hacerlo, ni mucho menos.

6. La tauromaquia produce un alto valor ecológico

El toro de lidia ocupa nada menos que 540.000 hectáreas de alto valor ecológico, según las asociaciones que agrupan a las 1.094 ganaderías de bravo de España. El toro se ha erigido en el garante de la conservación de esas fincas, ya que necesita de una extensificación media de dos hectáreas por astado, según los cálculos de la Unión de Criadores de Toros de Lidia.






.

miércoles, 17 de junio de 2015

Plaza de Las Ventas

El 17 de junio de 1931 se inaugura oficialmente la plaza de toros de Las Ventas (Madrid), a beneficio de los obreros en paro. Para el cartel inaugural se anuncian ocho toros de distintas ganaderías para otros tantos matadores de toros, que lidian por este orden: Fortuna, Marcial Lalanda, Nicanor Villalta, Fausto Barajas, Luis Fuentes Bejarano, Vicente Barrera, Armillita Chico y Manolo Bienvenida. El primer toro atendía por Hortelano, de la ganadería de Juan Pedro Domecq; dio el primer capotazo Morato; puso el primer puyazo Anguita y Diego Mazquiarán Fortuna fue quien lidió a este primer toro.

martes, 16 de junio de 2015

Che Guevara



.






.








.







.

Peto obligatorio

El 13 de junio de 1928 se hace obligatorio en todas las plazas de España el uso de los petos protectores de los caballos que hayan de utilizarse en la ejecución de la suerte de varas. La orden además indicaba: "Si las pequeñas dimensiones del ruedo hicieran peligroso el uso de los petos para los lidiadores a caballo, podrán celebrase corridas de toros y novillos suprimiendo en ellas la suerte de varas”.

sábado, 13 de junio de 2015

Cincuenta años por medio

En este montaje vemos a Antonio Bienvenida y a Diego Urdiales, tentando,



con cincuenta años por medio.

El concepto clásico no cambia con el tiempo.













.

martes, 9 de junio de 2015

Manzanito, indultado

El 9 de junio de 1887 se celebra en Sevilla una corrida con toros de Murube, para Salvador Sánchez Frascuelo y José Machío. En sexto lugar salió el toro Manzanito, bien puesto y con arrobas. Dio muerte a todos los caballos disponibles y envió a la enfermería a los cinco picadores que en la corrida tomaron parte, los cuales eran Joaquín Trigo, José Coyto Charpa, Francisco Gutiérrez El Chuchi, Cirilo Martín y Fernando Martínez. A Manzanito se le perdonó la vida por su bravura arrolladora.

lunes, 8 de junio de 2015

Plaza de Carcasonne

El 8 de junio de 1952 se inaugura una plaza de toros en la ciudad gala de Carcasonne. Los diestros Pepe Dominguín, Luis Miguel Dominguín y Humberto Moro estoquearon, en esta ocasión, astados de la ganadería portuguesa de Infante da Cámara.

domingo, 7 de junio de 2015

Efemérides taurinas jerezanas: Plaza de La Constancia

El 7 de junio de 1840 se inaugura la plaza de toros construida en el pago de "La Constancia" por el arquitecto Juan Durán, el mismo que luego construyó la plaza de toros de Cádiz. En ambos casos se utilizó la técnica de combinar madera y mampostería. Esta plaza sufrió un incendio en 1860 y otro en 1891. En el mismo sitio, en 1894 se levantó otra plaza, que también sufrió otro incendio y luego fue definitivamente reconstruida por Hernández Rubio.







.



Jura de la Constitución

El 7 de junio de 1869 se celebra en la plaza de toros de Madrid una corrida extraordinaria para solemnizar la Jura de la Constitución; se lidian toros de la ganadería de Vicente Martínez. El cuarto toro, llamado Peregrino, cogió al matador Antonio Sánchez El Tato al entrar a matar por tercera vez; con el cuerno derecho le suspendió y le volteó infiriéndole una herida de cuatro centímetros de longitud vertical, por tres de profundidad en la pierna derecha, de cuyas resultas hubo necesidad de amputarle la pierna a los pocos días.

viernes, 5 de junio de 2015

El toreo como actividad ética

El toreo con muerte es una actividad ética



porque el torero es un hombre consciente que acepta libre y voluntariamente la posibilidad de morir en el momento de entrar a matar el toro.

martes, 2 de junio de 2015

Preparando el peto

El 2 de junio de 1926 se reúnen en Madrid, en la Dirección General de Seguridad, todos los estamentos del mundo taurino con el representante de la Sociedad Protectora de Animales, Antonio Paéz. La reunión tiene por objeto estudiar y proponer la forma de reducir el riesgo a que son sometidos los caballos de picar en la corridas de toros. Dos años más tarde se implantará la obligación de proteger a los caballos con petos.

Toros por boda

El 2 de junio de 1906 en Madrid se organizó una Corrida Real para celebrar el casamiento del Rey Alfonso XIII con doña Victoria Eugenia de Battenberg. Actuaron los caballeros en plaza Antonio Luzanaríz, Manuel Romero de Tejada y Gabriel de Benito, auxiliados por Darío Diez Limiñana, Fermín Muñoz Corchaíto y Manuel Rodríguez Manolete, y los diestros de a pie Antonio Fuentes, José García Algabeño, Ricardo Torres Bombita, Rafael González Machaquito, Castor Ibarra Cocherito de Bilbao, Antonio Boto Regaterín y Manuel Mejías Bienvenida, ante toros de de diferentes ganaderías. Esta ha sido la última corrida regia celebrada hasta la fecha.

El Juli indulta en Cáceres

lunes, 1 de junio de 2015

Ortega y Gasset: comprensión del toro

“El componente primario de la intuición tauromáquica es psicológico: es la comprensión del toro. No me refiero al conocimiento de las propensiones que los toros manifiestan; este conocimiento no es nativo, se adquiere. Me refiero a comprender la condición genérica del toro.

La furia en el hombre es un estado anormal que lo deshumaniza y suspende su capacidad de percatarse. Mas en el toro la furia no es un estado anormal, sino su condición más constitutiva en que llega al grado máximo de sus potencias vitales, entre ellas la visión. Su embestida, lejos de ser ciega, se dirige clarividente al objeto que la provoca. Su furia es una furia dirigida y se hace dirigible por parte del torero.

Lo que hace falta es comprender la embestida en todo momento conforme va efectuándose, y esto implica una compenetración instintiva entre el hombre y el animal. Eso es lo que llamo comprensión del toro y es el don primigenio que el torero de gran fondo encuentra dentro de sí. Sólo ese don hace posible la intuición de los terrenos y el valor del torero. Aquélla, porque sólo entonces tienen para el hombre los movimientos furiosos del toro una dirección precisa y una ley que permiten anticipar su desarrollo y acomodar a éste el propio movimiento o la propia quietud. El valor en el torero no tiene nada que ver con la inconsciencia, sino que se halla bien fundado en la lúcida percepción de lo que el toro está queriendo hacer.

Como la furia del astado es clarividente, lo es también el valor del diestro ejemplar. Ante la furia del el mal torero se limita a articular un ensayo de fuga. El torero egregio, en cambio, se apoya en esa furia y es ella quien sostiene su actuación”.

(“La caza y los toros”)